HISTORIAL DEL BATALLÓN DE CARROS DEL RIMIX. SORIA nº 9 (PARTE 5)

20 de Noviembre de 1989: Por Resolución 20286/228/89, los Cuadros de Mando y Cabos 1º reenganchados, que prestaban Servicio en el Batallón Mecanizado y en el Batallón de Carros Medios, son destinados por adaptación al BIMZ. “Tarifa” III/9 y al BICCM. “Argel” IV/9 (Anexo I), respectivamente. Probablemente fuese una de las medidas adoptadas con el Plan RETO.

La Instrucción General 2/1991 asignó nombres a los batallones regimentales, entre ellos: “Nápoles” I/17, “Zamora” I/29 y “Zaragoza” II/29. La medida era meramente estética y no afectaba a su historial ni antigüedad.

Febrero de 1993: El Coronel Don José Antonio Cañal de León hizo entrega del mando del Regimiento al Coronel Don Manuel Rivera Barriga.

El Plan NORTE (1994) transformó el Regimiento “Flandes” en Batallón IV/45 y disolvió Nápoles, Zaragoza y Soria. Ésta última denominación pasó a un nuevo Regimiento creado a partir del Batallón Lanzarote y legionarios del 3º Tercio.

Diciembre de 1994: Los Carros de Combate M-48 A5E, de la 3ª Cia. fueron reasignados al Regimiento Mixto de Infantería “Garellano” nº 45, Batallón de Carros de Combate “Flandes” IV/45.

El día 15 de Diciembre de 1994, día lluvioso, se realizó un solemne y emotivo Acto de despedida de la Bandera del RIMIX. “Soria” nº 9, de la Plaza de Sevilla, quedando custodiada, desde ese día, por la Jefatura de Tropas del Mando de Canarias.

El último Jefe del Batallón de Carros, “Argel” IV/9, fue el Teniente Coronel D. Francisco de Asís Asensi Mendoza.

Aproximadamente en el mes de Mayo de 1995 el BICCM, por medio del Comandante D. Benito Giménez de Azcárate Gascón, entregó los últimos veintiún carros de combates, los cuales fueron recepcionados, en San Clemente de Sasebas (Gerona), por el Regimiento de Infantería “Arapiles” nº 62, donde estuvieron de dotación hasta el año 2005, que por adaptación orgánica, la citado Cuerpo fue transformado en Unidad de Montaña. Los CC,s. fueron desguazado en función del plan de modernización del Ejército y de un Tratado de Verificación de Armas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *