Batalla de Avein (Avins)

El Cardenal Richelieu (Francia), al tener conocimiento del arresto de su fiel amigo el Obispo de Tréveris, mandó invadir Luxemburgo (Unión de Arrás – Flandes español) por el Ejército francés, éste se dirigió sobre Thionville.

El Tercio de nuestros ancestros formó parte del Cuerpo maniobrero del Príncipe Tomás de Saboya, que sólo tenía diez mil infantes y tres mil a caballos… El Ejército contrario contaba con el doble de fuerzas en ambas Armas.

El día 13 de mayo de 1635 llegó el Príncipe Tomás de Saboya hasta Avein (Avins), cerca de Lieja y a unos 17 km. de Namur. Nuestro jefe, de manera imprudente y sin hacer caso a las advertencias que recibía de su Cuartel General, fue en busca del enemigo. Después de haber realizado nuestro Ejército una marcha de aproximación durante cuatro días completos, las tropas españolas y sus aliadas fueron colocadas sobre unas colinas pobladas de setos, frente a un estrecho valle, con la Caballería por la planicie en escuadrones, detrás quedaba el río Hoyoux.

A las tres de la madrugada del día 20 de mayo atacó, de manera temeraria, el Príncipe… la Caballería aliada y la nacional, agobiada por la numerosa del contrario, cedió las posiciones alcanzadas y no quedó más remedio que ordenar el repliegue general a la línea de setos, donde se empezaron a deshacerse los escuadrones, estos fueron envueltos y sufrieron, por todas partes, una carga de la Caballería e Infantería francesa que acabó desbaratando con facilidad a las fuerzas replegadas. De la Infantería propia sólo pelearon nuestro Tercio, al mando del Maestre de Campo D. Alonso Ladrón de Guevara, y el italiano de Sfondrati que tenían por misión el mantener el orden y cubrir la retirada; para ello se le ordenó al Sargento Mayor de nuestro Tercio, D. Antonio de la Rúa, que formara un escuadrón volante con tropa de todas las naciones, con esta poca gente comenzó el combate.

Nuestros soldados lucharon con gran valor para mantener elevada nuestra reputación ya que la victoria no era posible. Se vieron obligados a refugiarse para vender cara su existencia, rechazando cinco cargas con picas y espadas; vendiendo cara sus vidas ya que no podían triunfar tras la retirada a la que se vio forzada nuestra Caballería y a la retirada de los Tercios de walones y alemanes que estaban en retaguardia. Sacrificaron sus vidas hasta mil doscientos hombres de nuestro Tercio y del italiano, entre ellos la mitad del número total de sus capitanes. El Príncipe Tomás de Saboya estuvo luchando entre las filas de nuestro Tercio hasta que, viendo todo perdido, le persuadieron para que se retirara.

Nuestro Maestre de Campo cayó prisionero y no fue liberado hasta el mes de noviembre de ese mismo año; murieron los capitanes de nuestro Tercio:

 

  1. Francisco Bellvis.
  2. Juan Ramírez.
  3. Gabriel Cobos de la Cueva.
  4. Diego de Guipúzcoa.
  5. Diego Dávalos y Toledo.
  6. Diego Chazar.
  7. Diego de Contreras y Grao de Rivas.
  8. Pedro de Ayala.

 

Los capitanes reformados y agregados:

 

  1. Juan de Ayerbe.
  2. Miguel de Riaño.
  3. Pedro Suárez.
  4. Sebastián Saña.
  5. Pedro de Salazar.

 

Quedando prisioneros los capitanes efectivos:

 

  1. Fernando de Santiago.
  2. Luis del Barrio.
  3. Diego de Zúñiga
  4. Juan Asensio.

 

  1. José de Saavedra y Ulloa quien, defendiendo heroicamente su puesto, mostró un valor inaudito el día 20 de mayo cuando recibió trece heridas. Fue apresado y rescatado en el mes de noviembre del mismo año. De este Capitán sabemos que: “A finales de 1629, contando con diecisiete años de edad, marchó a Flandes en la comitiva del Maestre de Campo D. Diego de Mejía, Marqués de Leganés, cuñado de su madre por su segundo matrimonio, y comenzó a servir de voluntario, a su costa, muy probablemente en nuestro Tercio. Se asentó de soldado en el Tercio de D. Alonso Ladrón de Guevara, donde ascendió a Capitán. Tras regresar a España en 1636, con patente de Capitán de caballos, levó un Tercio de Infantería que condujo nuevamente a Flandes a finales de 1637.

También fueron apresados los capitanes reformados:

  1. Fernán Arias de Saavedra.
  2. Diego de Goñi.
  3. Álvaro Pérez de Navia.

Quedó cautivo, entre otros mandos, nuestro Maestre de Campo D. Alonso Ladrón de Guevara.

Nuestras tropas aliadas sufrieron tres mil muertos, ochocientos prisioneros. Cayeron en poder del enemigo con todas las banderas, cajas de guerra y bagajes. El valor y la desesperación hicieron heroicidades, pelearon todos como bravos, diezmando las filas francesas. Puede decirse que la acción del 20 de mayo fue de las más funestas que ha sacudido a este Cuerpo, célebre por su serenidad y valor…

El Tercio quedó prácticamente aniquilado. Sus restos se retiraron, a las órdenes del Capitán D. Alonso Pérez de Viveros y Menchaca. En Lieja se apiadaron de nuestros soldados, allí les dieron cobijo, curaron sus heridas y ayudaron a muchos a escapar de caer presos de los franceses.

Franceses y holandeses presionaron sobre los dominios españoles en Flandes. El día 27 de mayo se unieron las fuerzas de nuestros enemigos en las proximidades de Maastricht y fueron a buscar enfrentamiento contra nuestras mesnadas que, percatándose de los peligros que se corrían en aquellas provincias, habían emprendido un desplazamiento a una zona más segura, tomando posiciones cerca de Lovaina, en la desembocadura de los ríos Djile y Voer, buscando esta línea como obstáculos naturales y levantando fortificaciones.

Desde Avins, las tropas del Príncipe Tomás de Saboya continuaron y llegaron, el 30 de mayo, a la línea anteriormente mencionada, donde socorrieron a la guarnición de esta Plaza de las constantes acometidas del Ejército francés.

Llegaron las huestes enemigas a las proximidades de la Plaza de Thillemont, ciudad que fue sitiada por el enemigo y donde los franceses cometieron las mayores crueldades. Paradójicamente, después de estos enfrentamientos, el día 06 de junio firmó un edicto, el Rey de Francia, con el que declaraba la guerra a España.

El día 20 de junio, los nuestros abandonaron estos puestos de Lovaina y se retiraron sobre Bruselas, soportando el acoso de numerosas escaramuzas enemigas. Nuestro Rey, Felipe IV, tomó la determinación de mantener y conservar las plazas de Lovaina (dejaron a 5.000 hombres), Malinas y Bruselas. Los franceses atemorizaron a las ciudades de Artois, Henao (Hainaut) y Cambray (Cambrai). El día 24 de junio, el Gobernador de los Países Bajos el Cardenal-Infante de España D. Fernando de Austria, declaró la guerra a Francia.

Reforzado nuestro Ejército con el imperial, avanzó nuestro Tercio con el Cuerpo del Marqués de Aytona (04 de julio) a los alrededores de Malinas, en cuya ciudad se completó nuestro Tercio con los reclutas llegados de España al Puerto de Dunkerque. Los soldados franceses, víctimas del hambre y de la relajación, empezaron a abandonar sus filas; de manera que se disolvió, por sí sola, la Liga de fuerzas galas y con ellas se desvanecieron por entonces las esperanzas de los enemigos del Rey de España.

Asistieron al sitio de Diest (Dieste en español; provincia de Brabante), que se rindió el día 11 del mismo mes. Allí permanecieron, sin moverse, porque no se podía perder la atención a la guerra declarada contra Francia, particularmente porque algunas de sus tropas acosaban a Artois y a Henao (Hainaut). Por otro lado, también tenían que proteger la ruta de abastecimiento que se encontraba en sus proximidades.

Otra parte de nuestro Ejército, a las órdenes del II Duque de Lerma, emprendió las operaciones en el Mosa: ocuparon la isla de Stewensweert (Provincia de Limburgo) para poner en jaque al Ejército enemigo que se había retirado a Ruremonde, villa que se encuentra a unos 17 Km. de la citada isla, y parte de su tropa se apoderó, el día 28, del fuerte de Schenck en la isla de Belwar.

Nuestra Unidad, a las órdenes del Marqués de Aytona, desde Dieste pasó al campo de Gock, en donde estaba el Ejército con el Cardenal-Infante, y participó en el ataque y toma del fuerte de Genape (27 de septiembre). Por último, sobre el día 10 de noviembre recibió la orden, nuestro Tercio, para acuartelarse en el país de Limburgo, tomando alojamientos en los pueblecitos y caseríos del mismo. Unos días antes, a finales de octubre, pasaron dos compañías de nuestra Unidad al Ducado de Güeldres.

Bernabé de Vivanco: “Historia de Felipe IV Rey de España”.

Guido de Bentivoglio: “Las guerras de Flandes desde la muerte de Carlos V hasta conclusión de la Tregua 12 años”. Año 1687.

Jerónimo Camarenhas: “Sucesos de la campaña de Flandes del año 1635”.

Conde de Clonard: “Historia Orgánica de las Armas de Infantería y Caballería españolas”.

Historial del Regimiento de Infantería Soria nº 9, edición del año 1909.

Germán Segura García y Hugo Vázquez Bravo: “Atlas ilustrado… Los Tercios españoles en Flandes”.

Jean Carpentier y François Lebrun: “Breve Historia de Europa”.

Batalla de Rocroy

Batalla de Rocroy

Nos separamos en el relato de esta Batalla de lo que se escribe en el Historial del Regimiento del año 1909, el cual fue extraído de la HISTORIA ORGÁNICA DE LAS ARMAS DE INFANTERÍA Y CABALLERÍA (tomo VIII) año 1856, escrita por el Conde de Clonard. Este acontecimiento histórico fue escrito por uno de sus supervivientes, el Maestre de Campo D. Francisco Dávila Orejón y Gastón en su obra de 1681, “POLÍTICA Y MECÁNICA MILITAR PARA SARGENTO MAYOR DE TERCIO”. También extraemos el estudio que realizó D. Antonio Cánovas del Castillo en su libro, de 1888, “ESTUDIOS DEL REINADO DE FELIPE IV, TOMO II. ANTECEDENTES Y RELACIÓN CRÍTICA DE LA BATALLA DE ROCROY. CON EL PRINCIPIO Y FIN QUE TUVO LA SUPERIORIDAD MILITAR DE LO ESPAÑOLES EN EUROPA”. Y la correspondencia que D. José Antonio Vincart, “Secretario de los avisos secretos de guerra de los estados de Flandes”, dirigidas al Rey Felipe IV de España y a la Reina Dña. Ana de Austriacon el pseudónimo “Cardinael”. Igualmente, la que envió D. Francisco de Melo a Su Majestad, el Rey de España, tras la derrota de dicha Batalla y otros documentos que fueron estudiados por D. Antonio Cánovas en su obra citada.

Para la campaña de 1643 determinó D. Francisco de Melo, Marqués de Tordelaguna, entrar por Francia con el fin de atraer sobre sí todas las fuerzas y ejércitos enemigos en parte por donde más cómodamente podía resistirles y luchar de poder a poder. Con ello intentaba evitar la invasión del Estado de Borgoña por los franceses y que otras tropas de refuerzo penetrasen por los Pirineos en la rebelada Cataluña. Con estos propósitos escogió para invadir el territorio francés la parte que está situada en Rocroy.

Señaló tres plazas para la concentración del Ejército, dispuso en Artois al Cuerpo que mandó el Duque de Alburquerque; la Plaza de armas de Hainaut, al Conde de Bucquoy y entre los ríos Mosa y su afluente el Sambre, el conocido como Ejército de Alsacia, con su Jefe el Conde de Isembourg.

Bajo las órdenes del Duque de Alburquerque estaban los Tercio españoles de:

  1. Baltasar Mercader. D. Antonio de Velandia.                                    D. Alonso de Ávila.
  2. Jorge de Castellví D. Bernardino de Ayala y Guzmán, ancestro del RI. “Soria” nº 9.

Estos Tercios iban acompañados por los italianos de:

Marqués de Visconti.                    D. Alonso Strozzi.                                             D. Juan Liponti.

Los Tercios walones y alemanes de:

Príncipe de Ligne.                         Sr. Ribancourt.                                                 Sr. Granges.

Situados desde el día 10 de mayo de 1643 entre Mariembourg y Philippeville, se fingió pasar el Río Sambre en dirección opuesta a Rocroy; durante la noche del 11 al 12 de mayo se marchó rápidamente sorprendiendo a los habitantes de la citada población. Una vez sabida la imprevista toma de puestos y el bloqueo de Rocroy, se ordenó a nuestro Tercio que quedase a cubrir la Plaza de Artois. Se puso en movimiento el General Melo pasó el Sambre y penetró hasta la Châpelle y siguió par a poner sitio a la plaza de Rocroy, pero no se hicieron obras de defensa al pensar que en tres o cuatro días rendirían la Plaza sin que diera tiempo a que llegasen los socorros franceses. Poco satisfecho Luis de Borbón, Duque de Enghien de la campaña pasada, reunió a las fuerzas que mandaba en Amiens y, exhortándolas a cumplir con el honor francés, marchó sobre nuestro campo sitiador llegando por sorpresa a sus alrededores, tras muchos errores tácticos propios por exceso de confianza, el día 18 de mayo y desplegando su Ejército antes de las 18:00 H.

En esta forma desde las tres de la mañana del 19 de mayo, día glorioso, pero día de luto. El Capitán General de nuestras tropas en Flandes, D. Francisco de Melo, concentró todas sus fuerzas desplegándolas en línea de batalla y colocó a los cinco Tercios de la Infantería española en el centro, formando con ellos un cuadro sólido, erizado de picas; el frente de ataque de este reducto de carne humana lo cerraba nuestro Tercio Viejo, cuyo Maestre de Campo era Don Bernardino de Ayala y Guzmán, Conde de Villalba, y toda la masa estaba a las órdenes del Conde de Fontaine (Fontana), que, aquejado de la gota, se había hecho conducir en una silla de brazos, colocándose en medio de ella pero sin capacidad para mandarla debidamente y muriendo durante la primera carga que la Caballería francesa ejecutó sobre el centro de nuestra formación, es decir, sobre nuestros Tercios de españoles que, con gran pérdida de hombres, se habían quedado sin mando, pero que lograron rechazar la primera carga francesa. En la cara principal, cubiertas por las filas de las bocas de fuego, estaban situadas algunas piezas. Nuestra Caballería, por el flanco derecho español, mandadas por Melo, quien había abandonado su puesto y dejado en el mismo al Conde de Fantaine, había vencido a la del Mariscal francés L’Hôspital que no pudieron resistir un segundo choque sobre el mismo flanco, cuando ya había regresado quien estaba encargado de dicho lateral, Isembourg.

Mientras, el Duque de Alburquerque sufría, por el ala izquierdo español, fue batido por la Caballería francesa que estaba a cargo del Duque de Enghien, estos derrotaron a los arcabuceros españoles que protegían ese lateral, sorprendiendo a la Caballería de Alburquerque, aunque fueron rechazados por los españoles; durante esta carga, además del Conde de Fontaine que recibió un pistoletazo que le arrebató la vida, también murieron los Maestres de Campo D. Antonio de Velandia y el de nuestro Tercio, Don Bernardino de Ayala y Guzmán… También murieron muchos capitanes, aunque los batallones quedaron firmes. Esto provocó que se rompiera dicho flanco. Entre las cinco y las seis de la mañana del mencionado día, la formación en nuestro costado izquierdo estaba deshecha. No se observaba, inicialmente, en la masa española ninguna señal de descomposición, sólo advirtió confusión por la falta de mando que se produjo tras la muerte del Conde de Fontaine y de los mandos más significados; este fue el motivo por el cual nuestra Caballería no recibía ayuda de nuestros Tercios; un desconcierto y silencio sepulcral condujo a unos instantes de inacción que mermaron la superioridad que nuestras intactas tropas de veteranos españoles poseían el centro del despliegue. El Duque de Enghien reorganizó su Caballería y envolvió a nuestro Ejército por la derecha, tomando a nuestra artillería y nuestras segundas y terceras fuerzas del centro, Infantería walona y alemana que fueron deshechas y todos sus mandos muertos, estando dotadas únicamente de picas y sintiendo el empuje de los caballos franceses, se vieron obligadas a retirarse sin orden. Puestos en fuga la Infantería de las naciones que combatían junto a la española, se arrojó Enghien sobre nuestros Tercios, desde el flanco izquierdo. Se esperaba que llegaran las tropas de refresco de Beck, pero estas no aparecían y llegó el momento en que sólo los Tercios españoles eran los únicos que mantenían sus posiciones de manera inquebrantable.

Entre las ocho y las diez de la mañana se mantuvo una desigual y vana lucha los españoles. Las repetidas cargas de la disciplinada Caballería francesa que podía recomponer sus bajas y las grandes bajas producidas por el fuego enemigo, quebraron a uno de los escuadrones de nuestra Infantería, y luego otro, y otro, hasta quedar sólo uno firme y cerrado; en esas dos horas la Infantería de españoles resistió sin ninguna ayuda. Escribió el Maestre de Campo D. Francisco Dávila Orejón y Gastón, testigo y actor de aquella hazaña en su calidad de Sargento Mayor: «Sólo se mantenía el escuadrón del tercio que había sido del señor duque de Alburquerque, gobernado por su sargento mayor Juan Pérez de Peralta, soldado de muy conocido valor y experiencia, como dice el ejemplo. Ya habiéndose recogido a este escuadrón, después de haber defendido los suyos más que parecía imposible, los maestres de campo el conde de Garcíes y D. Enrique de Castelví, (quien a la sazón lo era mío), y otros muchos oficiales y soldados, a quienes, aunque la fortuna les venció, no les rindió el valor…».

Los franceses nada tenían ya que vencer, por cuanto la muerte se había encargado de esta misión. Los españoles estaban envueltos en un lago de sangre: el Conde de Fuentes (Conde de Fontaine), atravesado de balas, había lanzado el último suspiro desde el primer combate, había animado a los “leones de Iberia”, y la mayor parte de sus soldados, a esas horas más de seis mil, estaban muertos en derredor del cadáver de su querido General. Los pocos que restaban en pie se hallaban cubiertos de sangre. Valiente el Duque de Enghien, a la par que caballero sensible, empleando una especie de tregua para disponer sus tropas para otro combate, vino a caer sobre la posición que ocupaban los Tercios españoles, reducidos a sus solas fuerzas en un único Escuadrón en el que había reunido todos los españoles que sobrevivieron de los que habían sido destruidos por el fuego y las cargas francesas… Continúa el relato de D. Francisco de Dávila: «Enviaron los enemigos un trompeta, como pudieran a un castillo, preguntando de parte del príncipe de Condé quien mandaba aquel escuadrón; y habiéndole respondido que el conde de Garcíes y D. Enrique de Castelví y su propio Sargento Mayor, mandó replicar que como eran tan bávaros que llegaban a extremos tales, y que en el mundo sólo ellos (como es así) eran el primer ejemplar: que lo mirasen bien, y el poco recurso humano que les quedaba; que él ofrecía cuartel, que es las vidas, y, en suma, la cosa se redujo a capitular como plaza fuerte. Y lo que se les pidió, que no podía ser más, fue que, cediendo las armas, se les conservasen las vidas y todo lo que tuviesen encima; y así lo concedieron y capitularon y cumplieron los franceses, de quienes no pondero los muchos agasajos y favores que a todos hicieron después de rendidos, pues nadie conoce más bien el valor que el vencedor». La arcabucería y la mosquetería españolas agotaron sus municiones antes de capitular como plaza fuerte. Quedaban sólo útiles los piqueros.

Según el francés Duque de Aumale: “Tres veces fue rechazado el Ejército de Enghien por las picas del último Escuadrón de españoles, y el fuego nutrido de su arcabucería y mosquetería. A la cuarta carga los españoles, abordados por tres lados a un tiempo, rendidos de cansancio y sin municiones, después de siete horas de combate, fueron rotos”. Según escribió Dávila: «Un escuadrón de españoles capituló con un ejército vencedor en campaña rasa». Todo el fruto de la victoria de Rocroy se redujo, para los enemigos coligados, a la toma de la Plaza de Thionville por aquel año.

El historiador Gualdo Priorato calculó que: «de la infantería española capitularon dos mil quinientos, quedando el resto, hasta seis mil que iban, sobre el campo». Los infantes españoles habían capitulado; mas se dijo que bajo la cláusula de que sanos y salvos se les traería por acá para seguir sirviendo. Lo de la capitulación, sin duda era cierto; mas se exageraban sus honrosas condiciones.

En vista de tales hechos y de las honrosas heridas que ostentaban aquellos valientes después de terminada la batalla, al formarse los nuevos regimientos de Felipe V, los cuadros de los Tercios Viejos no olvidaron sus antecedentes en Flandes acá en la Península, y aún por eso se vanagloriaban en aquel tiempo de descender, el de Galicia, del que mandó en Rocroy el Conde de Garcíes (Garciez), D. Fernando de Quesada y Hurtado de Mendoza; el de Soria, del otro a cuya cabeza murió el Conde de Villalba, desde el año 1738 se conoció a este Tercio con el nombre de DE LA SANGRE. Además, fue tan bizarro el comportamiento de la Infantería, que el General D. Francisco de Melo amontonó a favor de ella todos los elogios imaginables, y el Rey, de acuerdo con el parecer de sus consejeros, Marqués de Santa Cruz, Conde de Monte Rey, Duque de Nájera y Marqués de Castañeda, la prodigó abundantes gracias.

Del Maestre de Campo D. Bernardino de Ayala y Guzmán se cuenta que era: “Gran justador y toreador; desterrado de Madrid y cuarenta leguas en contorno por su airada vida, antes de ir a servir en Flandes; Maestre de Campo luego, donde se distinguió sobre todos en Honnecourt, peleando con «bien particular resolución», y en cuantos hechos se ofrecieron; el más brillante oficial, donde tantos hubo, de la Infantería española”.

Al final de su libro D. Antonio Cánovas del Castillo, “ESTUDIOS DEL REINADO DE FELIPE IV, TOMO II. ANTECEDENTES Y RELACIÓN CRÍTICA DE LA BATALLA DE ROCROY. CON EL PRINCIPIO Y FIN QUE TUVO LA SUPERIORIDAD MILITAR DE LO ESPAÑOLES EN EUROPA”, se puede leer: «¡Puedan los regimientos mencionados y todos los actuales, así como el soldado español en general, parecer eternamente dignos de aquellos de sus antepasados cuya historia queda bosquejada! ¡Pueda España entera tomar aviso de los hechos faustos y adversos que el presente estudio comprende, para agenciar y obtener en futuros días, cuanto le faltó en otro tiempo, y todo lo que además necesite para conseguir de nuevo, y perpetuamente esta vez, un lugar señalado entre las Naciones!»

Bernabé de Vivanco: “Historia de Felipe IV Rey de España”.

Guido de Bentivoglio: “Las guerras de Flandes desde la muerte de Carlos V hasta conclusión de la Tregua 12 años”. Año 1687.

Conde de Clonard: “Historia Orgánica de las Armas de Infantería y Caballería españolas”.

Germán Segura García y Hugo Vázquez Bravo: “Atlas ilustrado… Los Tercios españoles en Flandes”.

Jean Carpentier y François Lebrun: “Breve Historia de Europa”.

Antonio Cánovas del Castillo: “Estudios del reinado de Felipe IV, Tomo II… Relación crítica de la Batalla de Rocroy”.

 

 

Concurso de Pintura 2021 “La Tabla de Empel”

Queridos amigos,

Hemos convocado un concurso de pintura con el tema "La tabla de Empel", con el objeto de que la Hermandad disponga, para sus actos conmemorativos de la celebración de nuestra Patrona, La Inmaculada Concepción el 7 de Diciembre.

Hemos dotado económicamente el concurso con un primer premio y dos accesits. Esperamos que nuestros artistas se pongan manos a la obra y podamos deleitarnos con su arte en la exposición pública que se celebrará en Sevilla con todas las obras presentadas.

Un abrazo.

Bases del concurso en: CONCURSO DE PINTURA

III Encuentro de Veteranos del Regimiento Soria 9

  1. La fecha para el III Encuentro de Veteranos del Soria 9 será el día 18 de Enero sábado con las siguiente organización:
  • Aún no se sabe quién presidirá si el Coronel Palmer o el Coronel Cañal, depende del estado de salud.
  • El soriano homenajeado este año será el Coronel Lechuga Resa, otro veterano de Ifni, en este caso oficial entonces.
  • Este año toca Alcalá de Guadaira y el programa será:
  • 09.00 Concentración en Mairena del Alcor. Punto exacto a determinar posteriormente para coger los autobuses
  • 09.30 Visita a Carmona
  • 13.00 Salida hacia Las Canteras
  • 13.30 Acto a los caídos en el Acuartelamiento Lago Román
  • 14.30 Comida en el restaurante Asador El Mesón de Mairena del Alcor.
  • 17.30 Fin de la programación.
  • El Precio es de 45 euros.

 

  • En cuanto al alojamiento también hemos decidido no intervenir y que cada uno se busque el que se ajuste mejor a su presupuesto y planes. Por supuesto estamos a vuestra disposición.
  • Podeis hacer las reservas de tres modos:
  • Esperamos vuestra asistencia para poder compartir una vez mas momentos de recuerdos y compañerismo.

 

Conferencia “El Soria 9 en la campaña de Sidi Ifni 1957-58”

La Hermandad organiza una conferencia, impartida por el General de Division D. Miguel Simon Contreras, en el Salón de Actos de la Delegacion de Defensa de Sevilla (antigua Fábrica de Artillería) el dia 29 de Noviembre de 2019 a las 19 Hor.

El tema versará sobre la participacion del Regimiento Soria 9 en las acciones y movimientos de la campaña en Sidi Ifni

Acto en honor al Apóstol Santiago, patrón de la Caballería Española. Julio 2019

Acto en Honor del Apóstol Santiago, patrón del Arma de Caballería Española

El dia 25 de Julio de 2019, día de Santiago, Patrón de España y su Caballería, fuimos invitados por la Asociación del Regimiento de Caballería Sagunto 7 al acto de conmemoración del mismo en la Iglesia de El Salvador.

El acto en honor a Santiago lo organiza y celebra la Hermandad del Amor, uno de cuyos titulares es Santiago Apóstol y esta a su vez invitó al Regimiento (asociación) Sagunto 7, a la Asociación del Camino de Santiago (ruta de la plata). Los de Caballería nos invitaron a acompañarles.

Asistimos en representación del Soria 9, nuestro vicepresidente Nacho Salgado, nuestro Tesorero José Antonio Molino Corrales, nuestro vocal Jose Antonio Morales y un servidor.

Tras la misa, de excelente liturgia, fuimos invitados a una modesta pero suficiente copa, muy agradable en la cual tuvimos ocasión de estrechar lazos con nuestros hermanos de Caballería. Aprovechamos para estrenar nuestra uniformidad, aun en estado mejorable, dados los distintos tonos de rojo y gris que lucimos, pero ... ¡oye!.. ahí estamos.

Fue una ocasión excelente como ya digo, nos surgieron nuevas ideas a copiar y ya estamos dándole vueltas a la cabeza para la Inmaculada de este año. De este año no pasa. También vamos a plantearnos copiar el tipo de corbata "reglamentaria" que lucía los del Sagunto.

Qala e Naw, 26 de Junio de 2011

 Cuando estudiaba hace unos cincuenta años, me enseñaron que un hecho, antes de ser considerado histórico, debía de transcurrir medio siglo. Pero en el Historial del Regimiento somos capaces de destacar, reconocer y homenajear, a miembros de nuestra Unidad que perdieron sus vidas cumpliendo la misión que España les había encomendado.

Cuando el Vehículo Polivalente Ligero (VPL) “Lince” que encabezaba un convoy de siete vehículos; que circulaban al norte de Qala-e-Naw, capital de la provincia de Badghis, donde se encontraba destacado el grueso de las tropas españolas en el noroeste de Afganistán; recibió el impacto de un artefacto explosivo puesto por la insurgencia.

En el VPL viajaba como copiloto el Sargento Manuel Argudín Perrino y detrás de él, la Soldado Niyireth Pineda, además de los soldados Rubén Velázquez Herrera, Jhony Alirio Herrera Trejos y Roi Villa Souto. Como consecuencia de la explosión se produjeron los lamentables fallecimientos del Sargento y de la Soldado que ocupaban posiciones en el lado derecho donde explosionó el artefacto, sufriendo heridas de diversa consideración los restantes ocupantes del vehículo.

Los cinco militares pertenecían- pertenecían al Regimiento de Infantería Ligero “Soria” nº 9 y se dió la circunstancia de que la Soldado fue la segunda soldado, fallecida en “acto de combate”.

 

Estas muertes movieron el corazón de una persona sensible, D. Ángel Alcaide Barroso Vázquez quien compuso la letra y la música que recuerda a nuestros muertos en dicha acción:

“Ya suenan esos tambores
Ya llega mi Regimiento
Hombro con hombro
Bandera al viento.

No vienen los que se fueron
En ese valle héroes cayeron
Devuelto el beso, lo recibieron

¡Gloria! A ti hermano,
Siempre conmigo, siempre marchando

¡Gloria! A ti hermana,
Siempre conmigo, siempre luchando.

Del “Soria” soy un legionario
Testigo de su memoria
Tercios antiguos,
esa es su historia

La muerte en el combate,
Mi sacrificio es para honrarte,
Es sangre y oro,
Es mi estandarte

¡Gloria! A ti hermano,
Siempre conmigo, siempre marchando

¡Gloría! A ti hermana,
Siempre conmigo, siempre luchando.

Semblante, mirada altiva
Sus voces vibran, tu Infantería
Ardor Guerrero,
sus almas gritan.

Se marchan esos tambores,
Se marcha mi Regimiento
Hombro con hombro,
Bandera al viento.”

Acto a los Caídos: Antecedente

Corría el año 1974, quizás 1975, en una tarde calurosa, el Capitán de Cuartel del Acuartelamiento San Fernando de Sevilla, D. José Ramírez Palacios, nos daba una teórica de Formación Moral a la tropa del Batallón Motorizable del RIMIX. Soria nº 9… después de tantos años no recuerdo el tema, pero sí el final. Nos hablaba del Acto a los Caídos y el significado de las tres repeticiones, de las tres “Ave María”, nos comentó que él, cuando estaba presente durante esos actos, rezaba siempre esas oraciones repetidas en sus tres ocasiones; yo, desde aquel instante y hasta hoy, seguí y sigo esa enseñanza. Gracias mi Capitán, cuando supe de su fallecimiento le recé, además del Padre Nuestro que siempre rezo a los fallecidos, las tres Ave María que me enseñó.

Pero, ¿de dónde vienes esa tradición?

A pesar de la victoria de la Batalla de Ceriñola, el Gran Capitán pareció triste tras haber derrotado al Ejército francés, ejército también cristiano. Al contemplar el campo cubierto de cadáveres, ordenó dar tres toques de atención prolongados para que todos rezaran por los muertos. Es el origen del toque de oración.

“Oración de nuestro Ejército:

A LOS QUE DIERON SU VIDA POR ESPAÑA.

Lo demandó el honor y obedecieron,

los requirió el deber y lo acataron ;

con su sangre la empresa rubricaron,

con su esfuerzo la Patria engrandecieron.

Fueron grandes y fuertes, porque fueron

fieles al juramento que empeñaron.

Por eso, como valientes lucharon,

y como héroes murieron.

Por la Patria morir fue su destino,

querer a España, su pasión eterna,

servir en los Ejércitos, su vocación y sino.

No quisieron servir a otra Bandera,

no quisieron andar otro camino,

no supieron vivir de otra manera.”

 

“Que el Señor de la vida y de la esperanza, fuente de salvación y paz eterna, les otorgue la vida que no acaba, en feliz recompensa por su entrega… ¡así sea!”

 

HISTORIAL DEL BATALLÓN DE CARROS DEL RIMIX. SORIA nº 9 (y PARTE 7)

RELACIÓN DE JEFES DE BATALLÓN

TCol. D. Agustín Sánchez Ruiz (1960-1967)

TCol. D. Francisco Lena Pacheco (1967- )

TCol. Joaquín Ramírez Sanz (-1977).

TCol. D. Antonio Terrero Gómez (1977-81)

TCol. D. Arturo de la Torre Coll (1981-1982)

TCol. D. Antonio Fijo de Lemus.

TCol. Antolín Álvarez (1985-1986)

TCol. Francisco Valdés Escobar (1986-1988)

TCol. D. Fernando Alcaide Muñiz (1988-9)

TCol. D. Luis Rodríguez-Caso Zurita (1989-)

TCol. D. José Antonio Segura Fdez.

TCol. D. Francisco Asensi Mendoza.